Abrazo de la Muerte, Lagrimas para no olvidar

Durante años fue peón rural y manipuló los agroquímicos sin tomar medidas de seguridad. "Soy la sombra del éxito sojero", dijo a este diario hace unos años. Luchó para restringir el uso de pesticidas.

Durante años fue peón rural y manipuló los agroquímicos sin tomar medidas de seguridad. "Soy la sombra del éxito sojero", dijo a este diario hace unos años. Luchó para restringir el uso de pesticidas.

Durante años fue peón rural y manipuló los agroquímicos sin tomar medidas de seguridad. “Soy la sombra del éxito sojero”, dijo a este diario hace unos años. Luchó para restringir el uso de pesticidas.

Lagrimas para no olvidar NUNCA, inmortalizadas en lo que llamamos Abrazo de la Muerte

Voy a llegar al último día y voy a decir ‘yo intenté defender la verdad’. El que se calló, que se haga cargo de qué decirle a su hijo”, reflexionó hace unos años Tomasi en un panel que se realizó en la Universidad de Buenos Aires.

Y lo hizo. Dio innumerables entrevistas con medios nacionales y extranjeros, y llevó su voz, sus ideas y su cuerpo a cuanto foro lo invitaban.

Eso sí: no todos le creían. Para muchos era un fabulador o una víctima de una diabetes preexistente. Él no tenía dudas. “Nadie sabe cómo estos millones de toxinas que se hunden en el suelo [los agroquímicos] están afectando nuestra salud. No hay estudios a largo plazo. Científicos de la Universidad de La Plata visitaron Basavilbaso. Encontraron el veneno en nuestra agua y en el aire. Aquí en Argentina fuimos siempre un laboratorio de negocios agrícolas y una industria química desde que Monsanto entró en el país bajo circunstancias sospechosas en el año 1996. Ahora hay miles de víctimas”, sostuvo el año pasado en una entrevista con un periodista alemán.

Una anécdota que repasa Sandez es muy gráfica al respecto de esa desconfianza que generaba su historia en algunas personas. “El vivía en una casa muy pequeña que había pintado de un verde hermoso, que lo bautizó como ‘verde Andrés Carrasco’ [el investigador del Conicet que demostró los efectos devastadores del glifosato], porque sintió que las denuncias de Carrasco eran las que le daban sustento a lo que él estaba viendo en su cuerpo y que la ciencia tiempo después terminó comprobando”, relató. “Hoy tenemos certeza de que lo que dijo tiene una vigencia atroz y que hay que seguir luchando para que su experiencia se difunda porque es uno más de los tantos muertos por los agroquímicos en Argentina”, añadió la periodista.

Uno de los discursos más recordados de Tomasi lo dio en la Universidad de Rosario. Ante médicos y estudiantes, les pidió que miraran lo que les pasaba a las personas más allá de lo que decían las empresas. Sus palabras finales fueron las siguientes:

Háganme la gauchada de ayudar a las personas afectadas y no quedarse nada más que en darle remedios, sino en tratar de buscar la manera de enseñarles qué es lo que les pasó. Ya gran parte de la sociedad nos ha dejado solos, y digo solos refiriéndome a la cantidad de gente que al saber que venía me pidieron que hablara de ellos. Muchos de ellos, con nietos ya fallecidos. ¿Qué podemos decir de esa crueldad? ¿Cómo podemos quedar tan tranquilos con esta tremenda pasividad de dejar fallecer a una criatura, de ver sufrir como yo he visto o muchos que aquí han visto sin siquiera acercarse a los familiares, a decirles ‘esto puede ser por motivo de tal o cual cosa’? Si no nos despertamos de esto, no hay futuro. Yo les puedo asegurar que no hay futuro.

Rating: 5.0/5. From 4 votes.
Please wait...

1 thought on “Abrazo de la Muerte, Lagrimas para no olvidar

  1. Muy buen mensaje, , nunca me imaginé, esto es !!ERA UN GRAN SABIO. GRACIAS X HACER CONOCER.PARA CRECER.SANOS Y DEGUIR SIEMPRE ESE GRAN EJEMPLO.

    3
    3 people like this.
    Please wait...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *