Cuidar a los demás es cuidar de nosotros mismos

Cuidar a los demás es cuidar de nosotros mismos, nuestro ritmo de vida, muchas veces no nos deja ver lo que realmente llena nuestro corazón y alma.

Cuidar a los demás es cuidar de nosotros mismos, nuestro ritmo de vida, muchas veces no nos deja ver lo que realmente llena nuestro corazón y alma.

Cuidar a los demás es cuidar de nosotros mismos, nuestro ritmo de vida, muchas veces no nos deja ver lo que realmente llena nuestro corazón y alma.

Ayudar, dar entregar, contribuir, alimentar, tender la mano, escuchar, proteger, acudir o abrazar. Todos estamos de acuerdo con el acto de valentía y generosidad que nos requieren estas acciones relacionadas con cuidar a los demás, porque cuestan.

Sin embargo, también dan y lo que dan está más oculto que lo que cuestan. Porque aquello que recibimos con nuestra entrega se confunde y emana de su propia actuación. De ahí que no lo distingamos de forma tan clara, de ahí que quién no la practique mire con incomprensión al que lo hace de manera cotidiana, de ahí que sea lo distinto entre lo normal.

Para diferenciarse de quienes no comparten no hace falta hacer un largo viaje en busca de personas necesitadas, desgraciadamente basta con abrir los ojos y mirar. De escuchar a quién pide algo para comer, una firma para que no se cometa una injusticia o un rato para charlar

¿Qué quiere decir cuidar?

Este término proviene del español antiguo “coidar” y este del latín “cogitare” que significa pensar. Si buscamos la definición en el diccionario nos encontramos con: poner atención, diligencia o solicitud en la ejecución de algo. Cuidar también se refiere a asistir, conservar y guardar.

Piensa cuando estás cuidando de algo o alguien. Por ejemplo de tu hijo, de tu mascota o de una planta. Cuidar indica que te estás dedicando a él, dejando de lado tus cosas y prestando atención a lo que necesita.

El hecho de cuidar a los demás es diferente en función del ser vivo cuidado. A un niño le arropas, a un perro lo llevas al veterinario y a una planta la riegas. Al cuidar, no importa la acción puntual, sino la actitud que tienes hacia ese ser.

Incluso también podemos cuidar objetos (como el coche o la casa) y cuestiones abstractas (la ideología, los valores) y siempre es lo mismo… les ofrecemos tiempo y dedicación para que estén protegidos y no se dañen, corrompan o empeoren.

lamenteesmaravillosa.com

Rating: 5.0/5. From 3 votes.
Please wait...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *