El Mate, una palabra tan simple, y tan amplia

El mate para los argentinos es orgullo nacional, una excusa perfecta para encontrarse con amigos,  una costumbre familiar que se hereda y acompaña todo el día.

El mate para los argentinos es orgullo nacional, una excusa perfecta para encontrarse con amigos,  una costumbre familiar que se hereda y acompaña todo el día.

El mate para los argentinos es orgullo nacional, una excusa perfecta para encontrarse con amigos,  una costumbre familiar que se hereda y acompaña todo el día.

 El Mate, Es un símbolo de nuestro país que nos pone orgullosos:

Una  cultura nacional milenaria, se reconoce como un rasgo identitario de la “argentinidad” Es símbolo de nuestra tradición y expresión paradigmática de nuestras costumbres “El mate es muy nuestro”. Representa una tradición/ una costumbre muy arraigada: se asocia a la hospitalidad del hombre de campo, a lo rural y gauchesco.

“Constituye un icono nacional, junto con el asado, el tango, la empanada, la galleta y el gaucho.”

Se denomina mate a la infusión hecha con hojas de Yerba Mate. Estas plantas previamente secadas, cortadas y molidas forman la yerba mate, la cual tiene sabor amargo debido a los taninos de sus hojas.

Por esto, hay quienes gustan de endulzar un poco el mate con azúcar, miel, stevia o endulzante no calórico. La espuma que se genera al «cebar» se debe a los glucósidos que la yerba mate contiene.

Era consumido en América desde la época precolombina por algunas etnias de origen tupí-guaraní, como los avá, los mbyá, los kaiowa, y también por otras etnias que realizaban comercio con ellos, como los ñandevá, los querandíes y los qom.

Fue adoptado rápidamente por los colonizadores españoles y quedó como parte del acervo cultural en Argentina,Uruguay,​Paraguay, y también en zonas del Sur de Brasil y Mato Grosso del Sur, así como al sur y este de Bolivia y Chile especialmente en el Sur (entre Coquimbo y Magallanes).

Como sucede con el té, el café o el chocolate, posee un efecto estimulante debido a la cafeína que contiene. Anteriormente, y en forma popular, se pensaba que tenía un energizante similar pero no igual, al que se llamaba “mateína”.

Además se le suma un efecto, que es compensado por el alto consumo de agua que se realiza cuando se “matea”, resultando así una infusión digestiva, depuradora y ―al poseer antioxidantes― preservadora del organismo.

Como las otras infusiones mencionadas, el mate tiene cierta acidez, razón por la que muchas veces se le añaden ―en escasas proporciones― otras hierbas (digestivas, reguladoras de la función hepática, sedantes, etc.) que logran neutralizar la acidez como también compensar el ligero efecto estimulante de la cafeína.

Tradicionalmente, se bebe caliente mediante un sorbete denominado bombilla colocado en un pequeño recipiente, que es denominado ―según la zona― «mate», «cuia», «porongo» o «guampa», que contiene la infusión.

 

Rating: 5.0/5. From 6 votes.
Please wait...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *