Republica de Entre Rios, un 29 de Septiembre

REPÚBLICA DE ENTRE RÍOS: un 29 de Septiembre de 1820

REPÚBLICA DE ENTRE RÍOS: un 29 de Septiembre de 1820

La victoria en la Batalla de Cepeda, permitió a las provincias recuperar su autonomía provincial y organizar sus jurisdicciones atendiendo a sus condiciones particulares.

REPÚBLICA DE ENTRE RÍOS: un 29 de Septiembre de 1820

El 29 de septiembre de 1820, Ramírez expidió en Corrientes un reglamento constitucional, el cual contaba con 16 artículos normativos para la administración pública, la justicia, el orden militar, el orden económico y la policía.

El 24 de noviembre de 1820, Ramírez realizó a los primeros comicios en la región y convocó a los pueblos para que procediesen a elegir al jefe supremo de la República. En ese entonces el territorio comprendía a las actuales provincias de Entre Ríos y Corrientes y parte de Misiones. De forma unánime, Francisco Ramírez fue elegido jefe supremo de la República (de donde deriva el título de supremo entrerriano con el que hoy se lo recuerda).

El 30 del mismo mes proclamó la creación oficial de la República de Entre Ríos, como provincia federal que deseaba unirse a las demás en una federación de iguales. Pese a su nombre de “república”, no se proclamó como Estado formalmente independiente ni se manifestó un propósito secesionista, sino que el uso de la palabra estaba en contraposición a las ideas centralistas predominantes en Buenos Aires.

La república sería efímera, pero la tarea que realizó en ella Ramírez fue intensa. Sancionó reglamentos: para el Orden Militar; para el Orden Político; para el Orden Económico; para el Papel Sellado y para los Sellos Extraordinarios de Guerra, eliminando los derechos de importación. Sumando la totalidad de los artículos, da un resultado de 156 regulaciones provinciales.

Al organizar la provincia de Entre Ríos y delinear su propia fuerza armada, Ramírez convocó a todos los entrerrianos de catorce a cuarenta años para integrar su ejército, para defender los ideales de federación, unión y libertad.

El regimiento de Dragones de la Muerte fue la base para la creación del ejército. El cual contaba en sus filas con indígenas charrúas y guaraníes, que se destacaban por su destreza sobre las monturas.

Estableció un régimen de administración de justicia, un servicio de correos y decretó la obligatoriedad de la enseñanza primaria, incluyendo la alfabetización y la aritmética. Prohibió además la matanza de ganado cimarrón, promoviendo la cría en estancias y la agricultura.

Paralelamente a la organización de la República de Entre Ríos, sucedían acontecimientos importantes en el resto del país. El 20 de septiembre fue elegido gobernador de Buenos Aires Martín Rodríguez, quien finalmente logró restablecer el orden en su provincia.

Martín Rodríguez logró establecer un acuerdo con López, quien aceptó la mediación de Juan Bautista Bustos, gobernador de Córdoba, con el fin de firmar un nuevo tratado de paz con Buenos Aires. Finalmente, Rodríguez concluyo la guerra con Santa para lograr restablecer la paz y seguridad en la campaña.

Los representantes de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba se reunieron y firmaron un acuerdo mediante el cual se establecía el fin de la guerra y la reunión de un congreso en Córdoba. Para la firma de este tratado no se había invitado a Ramírez, lo que trajo como consecuencia el posterior enfrentamiento de Santa Fe y Entre Ríos. El Tratado de Benegas fue firmado el 24 de noviembre de 1820.

Entre las disposiciones más relevantes establecía:

  • La paz, armonía y buena correspondencia entre Buenos Aires y Santa Fe (antiguas rivales);
  • La reunión de un Congreso Nacional en Córdoba (contradiciendo al Tratado de Pilar, que establecía el Congreso en San Lorenzo);
  • Evitar cualquier acto de rompa la paz y armonía nacional.

Distanciado Ramírez de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba a causa del Tratado de Benegas decidió tomar las armas contra esas provincias.

Ricardo López Jordán, su medio hermano y delegado en el gobierno, sucedió a Francisco Ramírez por un corto tiempo, quien para legitimar su mandato decidió convocar a elecciones para elegir al sucesor de Ramírez. Estas elecciones se efectuaron de manera indirecta, en la cual los ciudadanos votaban un diputado por distrito y estos elegían al Gobernador. La reunión de los diputados en Asamblea de Representantes debía realizarse el 29 de septiembre de 1821 en Paraná.

Pero el Coronel Lucio Norberto Mansilla, jefe de un regimiento acantonado en Paraná, se sublevó el 23 de septiembre contando con el respaldo del gobernador de Santa Fe y de una escuadrilla de Buenos Aires.

De esa manera, Mansilla asumió el mando político y militar de Paraná y el 28 de septiembre se hizo elegir gobernador con el título de general en jefe libertador y gobernador provisorio. Ambas partes acordaron una tregua hasta la reunión de un Congreso el 25 de octubre, pero el 20 de octubre tras una serie de sucesos bélicos a favor de las tropas santefecinas, provocarían la rendición de los entrerrianos leales a Ramírez. La República fue dada por extinguida, Mansilla aliado con Santa Fe y Buenos Aires, el 16 de diciembre de 1821 fue electo gobernador titular.

Francisco Ramírez había fallecido el 10 de julio de 1821, en la breve Batalla del Chañar Viejo, en Córdoba, pero Evaristo Carriego mantuvo oculta esta información hasta las últimas consecuencias. Mientras que el 22 de agosto, las delegaciones santafecinas y porteñas, firmaban un Tratado en San Nicolás de los Arroyos para determinar las condiciones que se exigirían para poner fin a la guerra, como la retirada de las tropas entrerrianas de Buenos Aires, la liberación y autonomía de las provincias de Corrientes y Misiones, la libre navegación y trafico del comercio fluvial litoraleño hacia Buenos Aires, entre las más destacadas.

Don FRANCISCO RAMIREZ  SU LEGADO:

Nació en Concepción del Uruguay en el año1786. En su juventud formó parte del cuerpo miliciano local durante la Revolución de Mayo, y a partir de ahí su espíritu patriótico enalteció a la provincia.

José Francisco Ramírez, popularmente conocido como Pancho, defendió fervientemente los ideales federalistas, siendo fiel a la causa artiguista.

Como partidario de la Liga de los Pueblos Libres, promovió las ideas opositoras a las de un poder político nacional centralizado con sede en Buenos Aires; impulsando el sistema federal y republicano como formas de organizar a la Nación, resguardando la autonomía de cada una de las provincias y pugnando a favor de la equidad política entre el Interior y Buenos Aires.

Comenzó a cobrar relevancia haciendo frente a las hostilidades del Directorio porteño encabezado por Juan Martín de Pueyrredón, tomando la posta de la revolución federal como delegado entrerriano de Artigas.

Ramírez encabezó la defensa de la región frente al Directorio, mientras Artigas quedaba al frente de la defensa de la Banda Oriental cuando fue invadida por los portugueses brasileros. Durante éste período, su accionar fue excelente. Primero, repeliendo los ataques de Montes de Oca, Marcos Balcarse y las incursiones luso-brasileras que intentaron invadir el litoral. Posteriormente avanzó hasta ocupar Corrientes y luego debió auxiliar a Estanislao Lopez (caudillo de Santa Fe) ante un intento de invasión porteña.

Ganó notable prestigio en el frente de batalla, pero también fue apoyado por sectores populares, quienes se sentían representados y reflejados en aquel líder federal y popular, por lo cual decidieron brindarle apoyo engrosando las filas de “Los Dragones de la Muerte” (el cuerpo de milicias integrado en gran medida por gauchos y nativos charrúas y guaraníes).

Gracias a este prestigio y respeto obtenido por su sobresaliente accionar bélico, decidió tomar el liderazgo de la lucha ideológica contra el centro hegemónico rioplatense, volcándola al campo de batalla. Ramirez, apoyado por Estanislao López y avalado por Artigas (que se encontraba ocupado en la Banda Oriental resistiendo la invasión brasilera), lideró el enfrentamiento contra Buenos Aires luego de la sanción de la Constitución Unitaria de 1819.

Ésta imponía un régimen centralista a cargo de la conducción porteña, limitando y desestimando la participación de las provincias del Interior en las decisiones políticas nacionales.

Durante el transcurso de casi una década, logró mantener encendida la llama de la lucha federalista, en un momento donde fue muy difícil hacerle frente a las adversidades internas y externas. Ya que dentro de nuestro territorio había que mantenerse firmes frente al centralismo porteño, pero la amenaza externa de la restauración monárquica siguió muy latente hasta 1824.

Además, Buenos Aires era el nodo central de la administración y de la economía de la región, pués aún poseía su jerarquía heredada como “Sede de las Autoridades Virreinales”, por lo tanto el desafío fue inmenso (es difícil competir contra un rival poderoso económicamente hablando), pero aún así logró hacerles frente.

El “Supremo Entrerriano” logró poner las bases para la organización interna de su provincia, inaugurando la República de Entre Ríos en 1820.

Como su nombre lo indica estableció un claro posicionamiento ideológico en oposición al Partido Unitario, y en consonancia con dicha postura dicto una serie de leyes y decretos provinciales para darle un marco legal a Entre Ríos, poniendo en consideración la “autonomía provincial” promulgada en el sistema federal. Aunque la República entrerriana fue efímera, fue el núcleo de resistencia y expansión federalista.

Finalmente, tras tantos años dando batalla, fue quedando solo y aislado. Sus antiguos aliados fueron tomando otros rumbos, y debió cargar con aquella lucha que cada vez ponía a más rivales en la vereda opuesta.

En 1821, decidió arremeter contra Santa Fe, Buenos Aires y Córdoba (quienes habían firmado un tratado de paz y armonía entre ellas). Lo que no sabían Francisco Ramírez era que al hacer esto, se encontraría con la muerte.

A pesar de contar con 2000 hombres y de obtener apoyo de dotaciones de voluntarios de otras provincias que se sumaron a la lucha posteriormente, no fue suficiente para vencer a sus contrincantes.

REPÚBLICA DE ENTRE RÍOS: un 29 de Septiembre de 1820
REPÚBLICA DE ENTRE RÍOS: un 29 de Septiembre de 1820

Tras ser derrotado en la breve batalla en Chañar Viejo, Córdoba, logra escapar, pero descubre que su amada Delfina había sido capturada (quien lo había luchado codo a codo con él durante toda la campaña). Asique decide volver a rescatar a su compañera. En ese acto de amor y de valentía es alcanzado por una bala que le causa la muerte.

Su cadáver fue mutilado y decapitado, y su cabeza fue enviada a López clavada en una pica, quien la exhibió en la puerta del Cabildo de Santa Fe.

Por esta razón, hoy no solo celebramos la creación de la Republica de Entre Ríos, sino que también recordamos y conmemoramos a su creador, Francisco Ramírez, el Supremo Entrerriano, que enalteció a su provincia y defendió a todo el pueblo litoraleño.

Rating: 5.0/5. From 16 votes.
Please wait...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.