La modificación que el gobierno de Neuquén  está proponiendo en la Ley de Bosques, es completamente ilegal; está hecha para permitir el avance de los proyectos inmobiliarios sobre bosques protegidos”, explicó Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace. “Los cambios en las leyes ambientales deben ser para aumentar la protección, no para disminuirla”. 

Greenpeace advirtió que reducir la superficie forestal protegida de los desmontes, viola la Ley Nacional de Bosques 26.331 y sus principales objetivos, promover la conservación y controlar la disminución de la superficie de bosques nativos existentes.

Además, recordó que elConsejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA) dispuso, mediante la resolución 236/12, los criterios con los cuales se puede modificar un ordenamiento territorial, en el cual se zonifican las áreas protegidas y establece que deberán realizarse “teniendo en cuenta el concepto de no regresividad en materia ambiental, que consiste en que la normativa ambiental no debe ser modificada si esto implica retroceder respecto a los niveles de protección alcanzados con anterioridad” y también “de esta forma se evita (…) que se produzcan daños ambientales irreversibles o de difícil reparación.”

La organización ambientalista señaló que todo retroceso en las leyes de protección ambiental atenta contra principios consagrados en la Ley General del Ambiente (N° 25.675), como el “precautorio”, el de “equidad intergeneracional”, el de “progresividad” y el de “sustentabilidad”.

Por otra parte, Greenpeace advirtió que la modificación del Ordenamiento Territorial no fue acordada con las comunidades mapuche, lo que viola la Ley  nacional, que establece que se deberá tener en cuenta el “valor que las Comunidades Indígenas y Campesinas dan a las áreas boscosas o sus áreas colindantes y el uso que pueden hacer de sus recursos naturales a los fines de su supervivencia y el mantenimiento de su cultura”, así como los tratados internacionales que respaldan estos derechos. (1)

Vecinos, comunidades mapuche y organizaciones sociales de San Martín de los Andes y Villa La Angostura han rechazado públicamente y en los talleres que se realizan de acuerdo a la Ley de Bosques, las modificaciones propuestas. La legislatura provincial no puede validar este crimen ambiental”, afirmó Giardini.

Notas:

  1. Los bosques de Villa La Angostura y San Martín de los Andes, en peligro
    Los bosques de Villa La Angostura y San Martín de los Andes, en peligro

    En el caso de las Comunidades Indígenas y dentro del marco de la ley 26.160, se deberá actuar de acuerdo a lo establecido en la ley 24.071, ratificatoria del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)”. Mientras que su artículo 19 dicta que “todo proyecto de desmonte o manejo sostenible de bosques nativos deberá reconocer y respetar los derechos de las comunidades indígenas originarias del país que tradicionalmente ocupen esas tierras”. 

 carta de Greenpeace a la legislatura de Neuquén por proyecto de modificación a la Ley de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos

26 de noviembre de 2019
Legislatura de la provincia de Neuquén
De nuestra consideración
Por medio de la presente queremos manifestar nuestra profunda preocupación por
el proyecto de modificación de la Ley 2.780 de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos
de Neuquén.
Vecinos, comunidades mapuche y organizaciones sociales de San Martín de los
Andes y Villa La Angostura han rechazado públicamente y en los talleres, que se realizan
de acuerdo a la Ley de Bosques, que se avance con el desmonte con el objetivo de permitir
nuevos desarrollos inmobiliarios sobre bosques protegidos.
Disminuir las categorías de conservación de las leyes provinciales de bosques, y
por ende de la superficie forestal protegida de desmontes, viola la Ley Nacional de Bosques
26.331 y sus principales objetivos: “a) Promover la conservación mediante el Ordenamiento
Territorial de los Bosques Nativos y la regulación de la expansión de la frontera
agropecuaria y de cualquier otro cambio de uso del suelo; b) Implementar las medidas
necesarias para regular y controlar la disminución de la superficie de bosques nativos
existentes, tendiendo a lograr una superficie perdurable en el tiempo”.
Por su parte, el Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA), mediante la
resolución 236/12, aprobó el documento “Pautas Metodológicas para las Actualizaciones
de los Ordenamientos Territoriales de los Bosques Nativos”, que establece que deberán
realizarse “teniendo en cuenta el concepto de no regresividad en materia ambiental, que
consiste en que la normativa ambiental no debe ser modificada si esto implica retroceder
respecto a los niveles de protección alcanzados con anterioridad. De esta forma se evita
que los avances logrados en la elaboración de los OTBN se pierdan o se vean afectados
por retrocesos en la materia, lo cual puede tener como consecuencia, que se produzcan
daños ambientales irreversibles o de difícil reparación. De esta forma, los cambios que se
propongan en las actualizaciones de los OTBN no deberán representar variaciones
significativas que disminuyan los niveles de conservación alcanzados”.
Cabe señalar que todo retroceso en las leyes de protección ambiental atenta contra
principios consagrados en la Ley N° 25.675 General del Ambiente, como el “precautorio”,
el de “equidad intergeneracional”, el de “progresividad” y el de “sustentabilidad”.
Por otra parte, la modificación de al Ordenamiento Territorial de Bosques de
Neuquén no fue acordada con las comunidades mapuche, lo que viola la normativa forestal
nacional, que establece que se deberá tener en cuenta el “valor que las Comunidades
Indígenas y Campesinas dan a las áreas boscosas o sus áreas colindantes y el uso que
pueden hacer de sus recursos naturales a los fines de su supervivencia y el mantenimiento
de su cultura. En el caso de las Comunidades Indígenas y dentro del marco de la ley 26.160,
se deberá actuar de acuerdo a lo establecido en la ley 24.071, ratificatoria del Convenio
169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)”. Mientras que su artículo 19 dicta
que “todo proyecto de desmonte o manejo sostenible de bosques nativos deberá reconocer
y respetar los derechos de las comunidades indígenas originarias del país que
tradicionalmente ocupen esas tierras”.
Esperando que, como legisladores, cumplan con lo establecido por las normativas
naciones y no validen este crimen ambiental, saluda a Ustedes atentamente,
Lic. Hernán Giardini
Coordinador Campaña de Bosques
Greenpeace Argentina

https://www.greenpeace.org/